en

¿Cuáles son las 10 reglas del ikigai? | Guía del ikigai - La forma japonesa de encontrar el propósito

ikigai: El concepto japonés de encontrar un propósito en la vida

Conozca Ikigai: El concepto japonés de encontrar un propósito en la vida y encontrar la verdadera felicidad y la calma. Sigue leyendo para saber más.

En los últimos años, el concepto de Ikigai ha acaparado una gran atención en todo el mundo. Originario de Japón, el Ikigai es una poderosa filosofía que puede guiar a las personas hacia una vida llena de sentido y propósito. 

Ikigai, cuya traducción literal es "razón de ser", nos ayuda a descubrir nuestras verdaderas pasiones, talentos y las actividades que nos aportan alegría. 

En este artículo, exploraremos las 10 reglas fundamentales del Ikigai y mucho más, ofreciéndote ideas sobre cómo puedes descubrir tu propio camino hacia una existencia plena.

¿Cuáles son las 10 reglas del ikigai?

1. Vivir con propósito

  tienda de japón  

La primera regla del Ikigai es vivir con un propósito. Destaca la importancia de tener una dirección clara y saber por qué haces lo que haces. 

Encontrar un propósito da sentido a tu vida y te motiva a perseguir tus metas y sueños con determinación.

2. Persigue lo que amas

Ikigai te anima a identificar y dedicarte a actividades que te aporten auténtica alegría y satisfacción. Ya sea una afición, una profesión o una actividad creativa, dedicarse a lo que te gusta te permite experimentar una profunda sensación de satisfacción y satisfacción.

3. Descubre tus talentos

Reconocer y cultivar tus talentos únicos es otro aspecto clave del Ikigai. 

Cada persona posee su propio conjunto de habilidades y capacidades, y descubrir estos puntos fuertes le permite aprovecharlos para alcanzar sus objetivos. Identificar tus talentos te capacita para hacer una contribución significativa al mundo.

4. Haz lo que el mundo necesita

El ikigai nos enseña a tener en cuenta las necesidades de los demás y cómo podemos contribuir a la sociedad. 

Alineando nuestras pasiones y talentos con las necesidades del mundo, podemos tener un impacto positivo y encontrar una profunda sensación de plenitud en el proceso.

5. Buscar el equilibrio

Encontrar el equilibrio en la vida es esencial para lograr el Ikigai. Equilibrar diferentes aspectos de la vida, como el trabajo, las relaciones, las aficiones y el cuidado personal, permite mantener el bienestar general. 

Garantiza que disponga de tiempo y energía suficientes para dedicarse a las cosas que realmente importan.

6. Abrazar el viaje

Ikigai no es sólo llegar a un destino; es abrazar el propio viaje. Cultivar la atención plena y estar presente en cada momento te permite apreciar las pequeñas alegrías y experiencias del camino. Acepta el proceso, aprende de los retos y crece en sabiduría.

7. Manténgase persistente

La persistencia es un principio fundamental del ikigai. Cuando nos enfrentamos a obstáculos y contratiempos, es crucial mantener una mentalidad resiliente. 

Puede que el camino hacia la plenitud no siempre sea fácil, pero perseverando y comprometiéndote con tus objetivos, podrás superar las dificultades y conseguir lo que de verdad te importa.

8. con otros

Construir y alimentar relaciones significativas es un aspecto vital del Ikigai. Las conexiones humanas aportan alegría, apoyo y sentido de pertenencia. 

Participa en interacciones compasivas, rodéate de influencias positivas y colabora con otros para crear una red de apoyo e inspiración.

9. Aceptar el cambio

El cambio es inevitable, e Ikigai nos anima a aceptarlo en lugar de temerlo. Abrazar el cambio abre nuevas posibilidades y nos ayuda a adaptarnos a diferentes circunstancias. 

Si tienes una mentalidad abierta y eres flexible, podrás explorar nuevas pasiones, desarrollar nuevas habilidades y embarcarte en nuevas y emocionantes aventuras.

10. Encontrar flujo

La última regla del Ikigai es buscar el estado de flujo. La fluidez es la experiencia de inmersión total y concentración profunda en una actividad, en la que el tiempo parece pasar volando. 

Es en este estado cuando puedes utilizar plenamente tus habilidades, desafiarte a ti mismo y experimentar una profunda sensación de plenitud y satisfacción.

Conclusión

Ikigai proporciona un marco poderoso para descubrir el propósito y llevar una vida plena. 

Si incorporas estas 10 reglas a tu existencia diaria, podrás abrir tu propio camino hacia la felicidad y encontrar una profunda sensación de satisfacción en todo lo que hagas. 

LEER  ¿Por qué Japón prefiere las mascotas a la paternidad?

Recuerda que el Ikigai es un viaje personal y que puede llevar tiempo y reflexión descubrir tu verdadero propósito. Acepta el proceso, vive con intención y deja que tu Ikigai te guíe hacia una vida bien vivida.

¿Qué es el Ikigai?

Ikigai - Como cualquier palabra, ésta puede descomponerse en trozos comprensibles. La palabra ikigaiLa descripción del "secreto" japonés detrás de la larga esperanza de vida del país puede verse como iki (生き) que significa vida y estar vivo y gai (甲斐), que representa el valor o el valor del ser.

Buscando "Ikigai"

El término "Ikigai" causó sensación en todo el mundo cuando Héctor García y Francesc Miralles escribieron conjuntamente el libro Ikigai: El secreto japonés para una vida larga y feliz". Para investigar para su libro, los dos llegaron a Okinawa, la tierra donde el ikigai es más prominente. Por suerte para ellos, el suegro de Héctor era un respetado miembro de la comunidad de Okinawa y les ayudó a entrevistarse personalmente con la gente de Okinawa.

Ikigai: El concepto japonés de encontrar un propósito en la vida

La razón por la que estas interacciones eran importantes era que, para entender el Ikigai, hay que escuchar el concepto de quienes lo han experimentado. En Okinawa, se encuentran algunas de las personas más antiguas del mundo.

¿Y la razón? Experimentar el Ikigai. Al hablar con 100 ancianos de Okinawa y hacerles la misma pregunta, si han encontrado el Ikigai en sus vidas, Héctor recibió una respuesta unánime. Sí.

En otro libro de Dan Buettner, Blue Zones, el experto en longevidad expone algunas cosas que aprendió de personas de todo el mundo, incluidos los okinawenses.

Dicho esto, señaló que Okinawa tiene el mayor número de centenarios del mundo, es decir, personas de más de 100 años. Hay una serie de razones que influyen, por supuesto, como la dieta basada en plantas, el clima templado y los niveles realmente bajos de estrés. En cuanto al ikigai, la cultura de la ciudad, es tan profunda que todo lo que hacen gira en torno a ella.

De hecho, el idioma okinawense no tiene un término para la jubilación. La jubilación es para aquellos que quieren dejar de trabajar. Quieren dejar de trabajar porque no les produce alegría. No es el caso de los que han tenido Ikigai.

Ahora sí que parece intrigante. Sabemos de dónde surge y dónde están sus raíces, pero ¿cómo lo practicamos? ¿Cómo sería captar el concepto paso a paso y ponerlo en práctica en nuestras vidas?

¿Cuáles son los 4 principios del ikigai?

  1. Pasión (lo que te gusta)

Este principio se refiere a descubrir y participar en actividades que enciendan tu pasión y te aporten alegría. Implica identificar las cosas que realmente te emocionan y te inspiran, ya sean aficiones, actividades creativas o proyectos profesionales.

  1. Misión (Lo que el mundo necesita)

El principio de misión se centra en comprender las necesidades del mundo o la sociedad que te rodea. Implica identificar cómo puedes contribuir al bienestar de los demás y tener un impacto positivo. 

Alineando tus talentos y pasiones con las necesidades del mundo, puedes encontrar un sentido más profundo de propósito y realización.

  1. Vocación (para qué eres bueno)

La vocación consiste en reconocer y cultivar tus talentos, habilidades y puntos fuertes únicos. Implica identificar las áreas en las que destacas y perfeccionar esas habilidades hasta alcanzar un alto nivel de competencia. 

Aprovechando tus talentos naturales, puedes hacer una contribución significativa y experimentar una sensación de logro.

  1. Profesión (Por lo que se le puede pagar)

El principio de la profesión implica encontrar una carrera o profesión que te permita mantenerte económicamente. Se centra en identificar oportunidades en las que tus pasiones, talentos y las necesidades del mundo se cruzan con perspectivas económicas viables. 

Este principio reconoce la importancia de la sostenibilidad y de garantizar que puedas perseguir tu Ikigai al tiempo que satisfaces tus necesidades prácticas.

Estos cuatro principios -pasión, misión, vocación y profesión- se entrelazan y cruzan para crear el concepto de Ikigai, que representa la convergencia de lo que amas, lo que el mundo necesita, lo que se te da bien y por lo que se te puede pagar. 

Se cree que encontrar el equilibrio y la armonía entre estos principios conduce a una vida plena y llena de propósitos.

¿Cómo se despierta el ikigai?

Despertar tu Ikigai implica un proceso de autorreflexión, exploración y toma de medidas proactivas para alinear tus pasiones, talentos y valores con un sentido de propósito y realización. He aquí algunos pasos que te ayudarán a despertar tu Ikigai:

  1. Reflexione sobre sus pasiones

Empiece por identificar las actividades, aficiones o intereses que le aportan alegría y entusiasmo. Reflexione sobre los momentos en los que se siente más vivo y comprometido. Piensa en lo que te hace perder la noción del tiempo y enciende tu entusiasmo.

  1. Identifica tus puntos fuertes y tus talentos
LEER  Significado de Waifu y Husbando en Japonés

Dedica tiempo a conocer tus habilidades y capacidades únicas. ¿Qué se te da bien por naturaleza? ¿Qué tareas o actividades le resultan más fáciles? Identifica los puntos fuertes que te distinguen y piensa cómo puedes aprovecharlos para tener un impacto positivo.

  1. Explore sus valores y lo que le importa

Reflexione sobre sus valores y creencias fundamentales. ¿Qué principios defiendes? Piense en las causas, los problemas o los ámbitos de la sociedad que más le afectan. Comprender tus valores puede ayudarte a orientarte hacia las áreas en las que puedes hacer una contribución significativa.

  1. Buscar oportunidades de crecimiento y aprendizaje

Adopte una mentalidad de crecimiento y busque activamente oportunidades para ampliar sus conocimientos y habilidades. Esto puede implicar hacer cursos, asistir a talleres, leer libros o buscar mentores que te ayuden a desarrollar y perfeccionar tus habilidades.

  1. Experimentar y probar cosas nuevas

Muéstrate abierto a nuevas experiencias y a salir de tu zona de confort. Explora diferentes actividades, sectores o funciones que encajen con tus intereses y talentos. Esta experimentación puede ayudarte a descubrir pasiones inesperadas o talentos ocultos.

  1. Conectar con los demásCultiva relaciones y conexiones con personas afines que compartan tus intereses u objetivos. Rodearse de una red de apoyo puede proporcionar ánimo, inspiración y oportunidades de colaboración.
  2. Encuentra sentido y contribuye a los demás: Piensa en cómo tus pasiones y talentos pueden servir a los demás. ¿Cómo puedes influir positivamente en las personas, las comunidades o el mundo en general? Explora formas de alinear tu Ikigai con las necesidades de los demás y encuentra la plenitud a través de actos de bondad y contribución.
  3. Acepta el viaje: Reconoce que descubrir tu Ikigai es un proceso continuo. Acepta el viaje, sé paciente contigo mismo y celebra los pequeños éxitos del camino. Mantente abierto a la autorreflexión y adáptate a medida que adquieras nuevas ideas y experiencias.

Recuerda que despertar tu Ikigai es un viaje personal e introspectivo. Requiere autoconciencia, exploración y la voluntad de tomar decisiones que estén en consonancia con tus pasiones, valores y sentido del propósito. Disfruta del proceso y confía en que, siguiendo tu brújula interior, descubrirás un camino satisfactorio y significativo en la vida.

Ikigai es versátil

Algunas personas argumentan que el concepto no tiene tanto que ver con ganar dinero como con lo que el mundo necesita de ti. Para ser justos, todo el concepto consiste en dar plenitud a la vida. En el momento en que empiezas a vivir para otra persona y para el propósito de otra persona, deja de ser para ti. 

El ikigai no sólo es diferente para cada persona, sino que para una sola persona, su ikigai personal puede cambiar de vez en cuando. Puede ser algo tan simple como tomarse el tiempo para saborear un trozo de chocolate hasta salvar el mundo y detener el calentamiento global.

 En el caso de los ancianos, que se encuentran en Okinawa, encuentran el ikigai en pasar tiempo con sus nietos, enseñar en las artes marciales y simplemente disfrutar de una comida casera.

¿Cuál es la regla 80% del ikigai?

La regla 80% del Ikigai es un principio que sugiere que uno debe aspirar a "lo justo" o a una sensación de satisfacción en lugar de esforzarse por alcanzar la perfección o el máximo esfuerzo. 

Se basa en la idea de que esforzarse al 100% y buscar la perfección en todos los aspectos de la vida puede provocar estrés, agotamiento y falta de equilibrio. 

En cambio, la regla 80% anima a las personas a encontrar satisfacción y plenitud centrándose en lo que es suficiente y satisfactorio.

En el contexto del Ikigai, la regla 80% reconoce que no siempre es realista o necesario sobresalir en todos los aspectos de la vida. 

Reconoce que el perfeccionismo puede ser agotador e impedir que las personas disfruten del momento presente o mantengan un equilibrio saludable entre trabajo y vida privada.

Al adoptar la regla 80%, las personas pueden priorizar su energía y sus esfuerzos en las áreas más importantes de su vida. 

Les permite asignar su tiempo y sus recursos con sensatez, reconociendo que lograr una sensación de satisfacción y equilibrio es más valioso que perseguir ideales inalcanzables.

Ikigai occidental frente a oriental

A medida que el ikigai se popularizó y viajó por todo el mundo, la gente empezó a cambiar el ikigai por un fenómeno que se adaptara más a sus estilos de vida. Algunos estilos de vida son más exigentes, requieren más tiempo. Los millennials, especialmente, parecen considerarlo como un equilibrio entre trabajo y vida privada.

Como consecuencia de la rápida adopción de la tecnología y de ser testigos de personas competitivas, ambiciosas y optimistas a su alrededor, el anhelo de estabilidad y resultados instantáneos es elevado.

Teniendo esto en cuenta, el mencionado libro de Dan Buettner sugiere hacer tres listas para mantenerse al día y trabajar para encontrar el Ikigai:

  • Sus valores
  • Cosas que te gustan hacer
  • Cosas que se te dan bien
LEER  ¿Hay sushi sin pescado en Japón?

Al encontrar una intersección entre estos es donde se encuentra el Ikigai.

En los países orientales, especialmente en Japón, cuna del ikigai, el verdadero origen no era ganar dinero en absoluto. De hecho, ni siquiera se trataba de lo que se te da bien ni de las cosas que te gustan hacer. Tener un objetivo lo hacía parecer restrictivo. 

El verdadero ikigai significa ser capaz de abrazar las pequeñas alegrías de la vida a medida que llegan. Uno de los residentes, Ken Mogi, dijo que para poder soñar con algo tan grande como alcanzar metas, son los aspectos más pequeños de la vida los que tienen que ser capaces de darte felicidad. Empieza por cultivar un estado de ánimo que te haga sentir feliz. 

Para ello, Mogi recuerda que mirar hacia dentro y conocerse a sí mismo le ayudará a trazar lo que le define. Estar dentro de una comunidad y tener muchas interacciones te ayudará a ver en qué te diferencias de otra persona.

Así, tienes un listón con el que compararte. Al descubrir lo que no te funciona, llegas a conocerte y a darte cuenta de las cosas que realmente te aportan felicidad.

¿Por qué es importante el ikigai?

Muchos profesionales formados, como periodistas, científicos y sociólogos, intentaron a menudo aportar un punto de vista científico a la utilidad de la práctica del ikigai.

En estos estudios, entre las muchas conclusiones que se obtuvieron fue que la práctica de este fenómeno, una antigua creencia cultural japonesa, puede realmente ayudar a vivir más tiempo.

Uno de estos estudios, realizado en una pequeña ciudad llamada Kyotanko, en Kioto, consistió en preguntar a los ancianos de la ciudad sobre lo que les hacía felices.

¿Cuáles eran los puntos en común de sus estilos de vida, ya que ésta era una de las otras ciudades donde había el triple de personas de más de 100 años que en otras partes de Japón?

Un grupo de científicos se asoció con gente del programa de televisión japonés Takeshi no katei no igaku dirigió este estudio. El proceso consistió en seguir a 7 personas en la ciudad, desde la mañana hasta el amanecer.

Al mismo tiempo, realizaron múltiples análisis de sangre y otros controles de salud.

Curiosamente, descubrieron que todos los sujetos del estudio tenían altos niveles de DHEA. Esta hormona esteroidea procede de las glándulas suprarrenales y se cree que es la "hormona de la longevidad". Normalmente, esta hormona se toma siempre de forma artificial.

Lo sorprendente era que, incluso a la edad de 90-100 años, sus cuerpos parecían prosperar con esta hormona. Lo único común entre sus rutinas era que todos dedicaban horas de su tiempo a sus aficiones. 

Esto puede ir desde tejer cestas y pintar hasta simplemente sentarse junto al mar.

Aunque no hay pruebas de la correlación y la proporcionalidad entre el aumento de los niveles de DHEA a medida que uno se dedica a su afición, está claro que tener un sentido de propósito, disfrutar de lo que se hace y estar satisfecho con lo que se tiene puede conducir a vidas más felices y largas.

Por último, todo tiene sentido cuando se dice que la vida es demasiado corta para estar preocupado. Por el contrario, si no estás preocupado y trabajas para ser feliz, automáticamente tienes una vida más larga.

No es demasiado tarde para escribir su propio diagrama de Venn y empezar de nuevo.

¿Cómo de genial es que puedas reducir un complejo enigma vital y un concepto filosófico de la vida a una fórmula?

¿Es el ikigai budismo?

No, Ikigai no es budismo. Aunque ambos conceptos se refieren a la realización personal y el propósito, Ikigai es un concepto cultural de Japón que se centra en encontrar sentido y alegría a la vida. El budismo, en cambio, es una religión y una filosofía con sus propias enseñanzas y prácticas. Aunque puede haber similitudes o valores compartidos, el ikigai no está intrínsecamente ligado al budismo.

¿Cuál es un ejemplo real de ikigai?

Un ejemplo real de Ikigai podría ser una persona apasionada por el medio ambiente, con talento para la comunicación y la narración, que valora la sostenibilidad y el bienestar del planeta y se gana la vida como escritor o educador especializado en temas medioambientales.

En este ejemplo, su Ikigai se encuentra en la intersección de su pasión por las causas medioambientales, su talento para la comunicación, sus valores relacionados con la sostenibilidad y la profesión elegida.

Encuentran satisfacción y propósito en educar e inspirar a otros sobre temas medioambientales, tener un impacto positivo en el mundo y alinear sus valores personales con su carrera. Esta persona experimenta un profundo sentido de satisfacción y significado en su trabajo, y sus esfuerzos contribuyen tanto a su propio bienestar como al bienestar del planeta.

Lea también:

  1. ¿Conoce la teoría japonesa de los tipos de sangre? Léala aquí.

¿Qué le parece?

Oraciones japonesas de protección

Dónde encontrar los omamori (ofudas) y cómo interpretarlos

Institutos de Japón que aceptan estudiantes extranjeros

Qué institutos japoneses aceptan estudiantes extranjeros