en

¿Merece la pena visitar el Museo Edo-Tokio? Una perspicaz guía de esta atracción icónica

¿Merece la pena Warner Bros Studio Tour Tokyo?

¿Merece la pena visitar el Museo Edo-Tokio? El Museo Edo-Tokio es una visita obligada para cualquier persona interesada en la historia de Tokio y Japón. Con sus exposiciones inmersivas, dioramas a tamaño real y exhibiciones interactivas, el museo da vida al pasado de una forma realmente atractiva.

Visitar el Museo Edo-Tokio suele encabezar la lista de cosas que hacer de los viajeros en Japón. Situado en el distrito de Ryogoku de Tokio, el museo ofrece una visión del rico pasado de Japón, concretamente del periodo Edo (1603-1868). 

Como entusiasta de la cultura, he visitado varios museos, y me entusiasma compartir mi punto de vista sobre si merece la pena gastar tiempo y dinero en el Museo Edo-Tokio.

Al entrar en el museo, me cautivaron de inmediato la arquitectura del edificio y los objetos expuestos. El museo en sí es una obra de arte que recuerda a un antiguo palacio japonés. 

  tienda de japón  

Una vez dentro, descubrí que el museo alberga una plétora de artefactos, maquetas y exposiciones multimedia, todas ellas destinadas a educar a los visitantes sobre la cultura, el arte y la vida cotidiana del periodo Edo. La atención al detalle y la precisión histórica de cada exposición eran impresionantes.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de determinar si merece la pena visitar el Museo Edo-Tokio es su asequibilidad. 

En comparación con otras atracciones de Tokio, el precio de la entrada al museo me pareció bastante razonable, sobre todo teniendo en cuenta la gran cantidad de información y experiencias disponibles. 

Además, los guías que hablan inglés y los folletos informativos que proporciona el museo lo hacen accesible a un amplio abanico de visitantes.

¿Merece la pena el Museo Edo-Tokio?

el Museo Edo-Tokio merece una visita. Ofrece un cautivador recorrido por la rica historia de Tokio, desde sus humildes comienzos en la era Edo hasta su transformación en la actualidad. Las exposiciones interactivas y las calles de la era Edo meticulosamente recreadas le sumergen en el pasado de la ciudad, haciendo que la historia cobre vida. 

El innovador uso que hace el museo de la tecnología, con impresionantes dioramas y pantallas multimedia, mejora la experiencia. 

Tanto si es un aficionado a la historia como si simplemente siente curiosidad por la evolución de Tokio, el Museo Edo-Tokio le ofrece una fascinante visión del vibrante patrimonio de la ciudad. Me fui con una apreciación más profunda de la historia y la cultura de Tokio, por lo que es una atracción de visita obligada.

Antecedentes del Museo Edo-Tokio

Cuando visité Japón por primera vez, supe que tenía que conocer la rica historia de este fascinante país. Fue entonces cuando me topé con el Museo Edo-Tokio. Es un museo dedicado a preservar la historia de Tokio, concretamente durante el periodo Edo y a lo largo del siglo XX.

Este museo pretende educar a los visitantes sobre los aspectos culturales e históricos de la capital japonesa, desde los primeros tiempos del shogunato Tokugawa hasta la actualidad.

El Museo Edo-Tokio se fundó en 1993 y está situado en el complejo del Museo Edo-Tokio del área metropolitana de Tokio. Su impresionante diseño arquitectónico, obra de Kiyonori Kikutake, es un símbolo de la continua evolución y crecimiento de Japón.

La sala de exposiciones principal cuenta con impresionantes réplicas de estructuras clave de diferentes épocas, que ofrecen a los visitantes una experiencia de inmersión en el paisaje histórico de Tokio.

En el siglo XVII comenzó el periodo Edo, cuando Tokugawa Ieyasu estableció su shogunato en lo que hoy es Tokio. La ciudad floreció bajo su mandato, convirtiéndose en un centro de arte, cultura y comercio.

El museo Edo-Tokio muestra la vibrante vida de la gente durante esta época, con artefactos, dioramas y exposiciones interactivas que dan vida a la historia de la ciudad.

Es fascinante ver las complejas jerarquías políticas y sociales que gobernaban Edo y cómo contribuyeron a su prosperidad.

El museo también explora el importante papel de la Restauración Meiji en el desarrollo de Tokio. Este periodo marcó el fin del shogunato Tokugawa y el comienzo de la modernización de Japón bajo el emperador Meiji.

Las exposiciones muestran los rápidos cambios de la sociedad, la política y la tecnología japonesas a finales del siglo XIX y principios del XX. A medida que recorría el museo, se hacía patente la influencia de la occidentalización en la cultura japonesa, que da como resultado una mezcla única de aspectos tradicionales y modernos.

Un aspecto de la historia de Tokio que destaca el museo es el Gran Terremoto de Kanto de 1923. Este desastre natural, que destruyó vastas zonas de la ciudad, puso a prueba la resistencia de Tokio y sus habitantes.

El museo recoge las secuelas y los esfuerzos de reconstrucción, ofreciendo una visión de la determinación de la ciudad por recuperarse y reconstruir.

Como amante de la historia, el Museo Edo-Tokio me proporcionó un profundo conocimiento de la rica y diversa historia de la capital japonesa. A través de exposiciones bien conservadas, el museo es una visita obligada para aquellos deseosos de explorar la historia de esta ciudad vibrante y dinámica.

Ubicación y accesibilidad de Museo Edo-Tokio

Hace poco visité el Museo Edo-Tokio, y debo decir que su ubicación y accesibilidad son bastante impresionantes. El museo está situado en el corazón de Tokio, concretamente en el distrito de Ryogoku. Esta zona es conocida por su importancia histórica y su ambiente vibrante.

Para llegar al museo, tomé un tren hasta la estación de Ryogoku. El museo está a poca distancia a pie de la estación, por lo que resulta cómodo tanto para los turistas como para los lugareños.

Mientras caminaba hacia el museo, me di cuenta de que el barrio circundante bullía de actividad. Hay varios lugares populares cerca, como los distritos de Nihonbashi y Asakusa.

LEER  ¿Merece la pena la Torre de Tokio?

Asakusa es especialmente famoso por el templo Sensoji, que recomiendo visitar antes o después de explorar el Museo Edo-Tokio.

El templo es un magnífico ejemplo de la arquitectura tradicional japonesa y del budismo, y ofrece un excelente contraste y complemento a las exposiciones modernas e históricas que se exhiben en el museo.

El propio museo es accesible en silla de ruedas, lo que garantiza que todos los visitantes puedan disfrutar cómodamente de las exposiciones.

Además, el personal es amable y domina varios idiomas, por lo que no tuve ningún problema para navegar por el museo y aprender más sobre la historia de Edo-Tokio.

En resumen, la ubicación del Museo Edo-Tokio en el culturalmente rico distrito de Ryogoku, combinada con su proximidad a populares destinos turísticos como Nihonbashi y Asakusa, lo hacen fácilmente accesible y digno de ser explorado por cualquiera que esté interesado en aprender más sobre la historia y la cultura de Tokio.

Panorama arquitectónico del Museo Edo-Tokio

El Museo Edo-Tokio muestra las maravillas arquitectónicas de los periodos históricos de Japón. Me impresionaron especialmente las diversas maquetas de ciudades que representan la evolución de Tokio desde el periodo Edo hasta nuestros días.

Estas intrincadas maquetas de ciudades ofrecen una visión del desarrollo urbano del pasado, permitiendo a los visitantes apreciar la transformación de la ciudad a lo largo de los siglos.

Uno de los aspectos más destacados del museo es la réplica a tamaño real del puente Nihonbashi, símbolo icónico del periodo Edo.

De pie sobre el puente de madera, pude imaginar que me transportaba atrás en el tiempo para vivir el bullicioso ambiente del antiguo Tokio. La réplica también ofrece una valiosa visión de las técnicas arquitectónicas tradicionales japonesas empleadas en aquella época.

Además del puente Nihonbashi, me parecieron muy interesantes las maquetas arquitectónicas de edificios famosos de Nagoya. Estos modelos están meticulosamente elaborados para mostrar los diseños estructurales únicos y los elementos tradicionales, proporcionando una comprensión global del patrimonio arquitectónico japonés.

Observando de cerca estos modelos, también pude darme cuenta de los rasgos distintivos de las distintas épocas, que reflejan la diversidad cultural y la profundidad histórica de Japón.

En resumen, el Museo Edo-Tokio es un destino cautivador para los entusiastas de la arquitectura, ya que ofrece un viaje visualmente atractivo e informativo por la historia arquitectónica de Japón. Desde maquetas de ciudades hasta el puente de Nihonbashi, el museo ofrece una gran cantidad de conocimientos a los visitantes, todo ello de forma neutral, clara y segura.

Colección y exposiciones del Museo Edo-Tokio

En el Museo Edo-Tokio me fascinaron la notable colección y las exposiciones que alberga. La exposición permanente se centra en la historia, la cultura y el estilo de vida de Edo (actual Tokio) desde el siglo XVII hasta el XX.

Repartidas por las plantas del museo hay numerosas exposiciones que muestran objetos originales, réplicas, exposiciones interactivas y artefactos.

Las exposiciones especiales del museo son atractivas y merece la pena visitarlas. Muestran piezas nacionales de Japón relacionadas con la historia y el arte, incluidas obras de Katsushika Hokusai, famoso pintor de ukiyo-e conocido por sus xilografías e intrincadas miniaturas.

Además de las exposiciones especiales, el museo cuenta con una amplia galería sobre el teatro kabuki y su historia.

Los objetos históricos y antiguos expuestos me permitieron comprender mejor cómo era la vida durante el periodo Edo. El museo cuenta con miniaturas, mapas y reproducciones detalladas de casas que muestran cómo vivían los ciudadanos de Edo.

En las salas de exposición, incluso tuve la oportunidad de interactuar con algunos expositores, lo que hizo que la experiencia no sólo fuera informativa, sino también atractiva.

La tienda del museo y la tienda de regalos contribuyen a la experiencia ofreciendo una gama de hermosos recuerdos y colecciones inspiradas en las exposiciones que vi. Desde libros de arte hasta piezas ornamentales, estas tiendas tienen muchas opciones para quienes deseen llevarse a casa un pedazo de historia de su visita.

Por último, la biblioteca del museo es un excelente recurso para estudiar y aprender más sobre Edo y su cultura. Con una gran variedad de libros y materiales de referencia, me pareció un tesoro para estudiosos y aficionados por igual.

En resumen, el Museo Edo-Tokio es una visita obligada para cualquier persona interesada en la historia, la cultura y el arte japoneses. La colección y las exposiciones son informativas, visualmente atractivas y envolventes, lo que hace que toda la experiencia sea inolvidable.

Un viaje a través de la historia

Al entrar en el Museo Edo-Tokio, me sentí inmediatamente transportada en el tiempo al periodo Edo, una importante época de la historia de Japón que duró de 1603 a 1868. El museo ofrece una oportunidad única de sumergirse en la rica historia de la ciudad feudal, que más tarde se transformó en una bulliciosa metrópolis.

Al pasear por las calles, vívidamente reconstruidas, pude apreciar la vida cotidiana de las distintas clases sociales, incluidos los samuráis.

Dentro de estas exhibiciones a tamaño natural, se podía ver el Castillo de Edo, un magnífico monumento del pasado. Las calles estaban repletas de tiendas que exhibían pinturas históricas, cerámica y guiones de la época.

El museo no sólo abarca el periodo Edo, sino que también profundiza en los cambios posteriores que se produjeron en Japón. Estos incluyen la famosa Restauración Meiji, el periodo Showa y la terrible devastación causada por el Gran Terremoto de Kanto.

Cada una de estas épocas históricas se presenta de forma exhaustiva a través de exposiciones informativas y atractivas muestras.

Lo más destacado para mí fue la amplia colección de actividades interactivas, como la posibilidad de participar en juegos antiguos y experimentar la artesanía tradicional.

Esto hizo que la visita fuera aún más emocionante y educativa, ya que pude involucrarme directamente en la historia y la cultura ancestrales de Japón.

En conclusión, el Museo Edo-Tokio proporciona un increíble viaje a través de la historia, ofreciendo una fascinante visión de la evolución de la capital de Japón, desde sus raíces como ciudad medieval hasta su actual condición de próspera metrópolis.

Creo que es, sin duda, una atracción turística de visita obligada para cualquier persona interesada en la historia y la cultura japonesas.

Educación interactiva en el Museo Edo-Tokio

Durante mi visita al Museo Edo-Tokio, una de las características más destacadas fue su oferta educativa interactiva. Con una gran variedad de exposiciones a tamaño real, talleres y espacios interactivos, el museo se dirige no sólo a los aficionados a la historia, sino también a los niños y las familias que buscan una experiencia atractiva y educativa.

LEER  Nuevo Japan Rail Pass: Viaje ilimitado de una semana para ver los cerezos en flor

En el espacio interactivo, encontré una amplia gama de exposiciones que dan vida a los diversos aspectos de la historia de Edo y Tokio. Los niños pueden tocar y explorar las exposiciones a tamaño real su-60fe-63ch como casas de té, tiendas de comerciantes y casas tradicionales japonesas.

Este enfoque práctico ofrece a los niños una forma única de conocer el pasado y sumergirse de verdad en la experiencia.

Junto a estas exposiciones a tamaño natural, el museo organiza regularmente talleres que abordan diversos temas y asuntos relacionados con la cultura y la historia de Edo y Tokio.

Durante mi visita, tuve la oportunidad de participar en un taller de caligrafía tradicional japonesa, que me permitió comprender mejor esta forma de arte y apreciar su arraigado significado en la historia de la región.

Para mejorar aún más la experiencia de aprendizaje y atender a un abanico diverso de visitantes, el Museo Edo-Tokio ofrece materiales interactivos adicionales, como audioguías, pantallas táctiles y vídeos informativos.

Estos recursos me resultaron beneficiosos y atractivos, ya que proporcionaban explicaciones claras e ilustraciones vívidas de diversos aspectos del pasado de Edo y Tokio.

En conjunto, las experiencias educativas interactivas del Museo Edo-Tokio lo convierten en un destino que merece la pena para cualquier persona interesada en la historia y la cultura japonesas. El museo va más allá para crear una experiencia atractiva y envolvente para visitantes de todas las edades y procedencias.

Experiencia del visitante en el Museo Edo-Tokio

Al entrar en el Museo Edo-Tokio, el personal de la recepción me dio una calurosa bienvenida y opté por una visita guiada por uno de sus expertos guías voluntarios.

El guía, que hablaba inglés, me explicó la historia y el significado de cada exposición, lo que me permitió apreciar mejor la extensa colección del museo.

Mi viaje comenzó en el nivel inferior, donde se exponen réplicas a tamaño natural de estructuras del periodo Edo, meticulosamente elaboradas, que me hicieron sentir como si hubiera retrocedido en el tiempo.

El examen de los diversos artículos que se habrían utilizado en aquella época, como las prendas de vestir antiguas, permitió conocer el estilo de vida cotidiano de los habitantes de Edo (actual Tokio).

Además, el museo ofrecía exposiciones que mostraban la evolución de Tokio a lo largo de diversas épocas.

Las exposiciones del museo están diseñadas para ofrecer una experiencia envolvente. Por ejemplo, hay secciones del museo que muestran la vida cotidiana en la ciudad, con maquetas de casas y tiendas en las que los visitantes pueden interactuar con los objetos expuestos, lo que permite comprender el pasado de forma más tangible.

La dedicación del museo a la exactitud histórica me ayudó a apreciar la autenticidad de mi experiencia.

A lo largo de mi visita, aprecié la atención del personal y la útil orientación proporcionada por el guía turístico.

Su pasión por compartir conocimientos sobre la rica historia de Tokio era evidente, y no hacía sino realzar el cautivador ambiente del museo.

En conclusión, mi experiencia en el Museo Edo-Tokio fue realmente extraordinaria. La combinación de atractivas exposiciones y el apoyo del apasionado personal me permitió explorar y apreciar la historia de Tokio como nunca antes.

Estoy seguro de que cualquier persona interesada en la cultura y la historia japonesas encontrará en su visita al Museo Edo-Tokio una experiencia gratificante e inolvidable.

Perspectivas culturales en el Museo Edo-Tokio

Cuando visité el Museo Edo-Tokio, descubrí una increíble variedad de Puntos de Vista Culturales que me proporcionaron una rica experiencia y comprensión de la historia y la cultura de Japón. Al entrar en el museo, me impresionó de inmediato la réplica a tamaño natural del puente Nihonbashi, uno de los más famosos de Japón. El museo me transportó a través del tiempo, permitiéndome sumergirme en las casas tradicionales, los rickshaws y las viviendas que realmente captaban la esencia del pasado de Japón.

El Museo Edo-Tokio me abrió los ojos al mundo de los samuráis, ya que mostraba sus armaduras, armas y estilos de vida. Me impresionaron las intrincadas xilografías que representaban diversos aspectos de la vida japonesa, desde los barrios de recreo hasta la lucha de sumo.

También aprendí sobre el complejo de lucha sumo y su importancia cultural, lo que me intrigó mucho.

La visita al museo me permitió comprender mejor el patrimonio cultural japonés en lo que respecta a las casas y viviendas tradicionales. Las muestras arquitectónicas eran increíblemente detalladas, incluidos los sutiles cambios de diseño a lo largo de la historia de Japón.

Me fascinaron sobre todo los rickshaws, bellamente trabajados, que permitían hacerse una idea de la vida cotidiana y el transporte de la gente en el pasado.

Al adentrarme en el museo, me sorprendió encontrar expuesto un ordenador familiar que demostraba el impacto de Japón en la escena tecnológica mundial. A través de su evolución desde el periodo Edo hasta el Tokio moderno, la fusión de elementos tradicionales y modernos constituyó una experiencia enriquecedora.

Por último, la exposición sobre el teatro Kabuki me transportó al mundo de las artes escénicas tradicionales japonesas, donde fui testigo de los suntuosos trajes, el maquillaje y la puesta en escena que forman parte integrante de esta apasionante cultura. La representación que hizo el museo de los antiguos distritos del placer y su conexión con el teatro Kabuki me hizo reflexionar y me iluminó.

Servicios e instalaciones disponibles en el Museo Edo-Tokio

Me pareció que el Museo de Edo-Tokio ofrece una variedad de servicios e instalaciones dignos de mención. En primer lugar, me llamó la atención la tienda del museo, que presenta una amplia gama de artículos, desde arte y artesanía japonesa hasta libros y réplicas de modelos de la antigua Edo-Tokio. La tienda está convenientemente situada en la planta baja del museo.

Además, hay una tienda de regalos independiente en el mismo nivel que ofrece una gama de recuerdos, como juguetes tradicionales japoneses, artesanías de papel y otros recuerdos únicos, que permiten a los visitantes llevarse a casa un pequeño trozo de la cultura japonesa.

LEER  ¿Cuál es el verdadero significado de Ohayou Gozaimasu?

Durante mi visita, me di cuenta de que el museo dispone de guías voluntarios dispuestos a ayudar y hacer más agradable la experiencia.

Estos guías ofrecen visitas en varios idiomas y comparten sus conocimientos sobre la historia de Edo-Tokio, ayudando a los visitantes a profundizar en la comprensión de las exposiciones y a conocer mejor su rica cultura.

En resumen, el Museo Edo-Tokio ofrece una experiencia completa con una serie de servicios e instalaciones que satisfacen las necesidades de los visitantes. La tienda del museo, la tienda de regalos y los guías voluntarios contribuyen positivamente a la experiencia general, por lo que es una visita que merece la pena considerar.

Comida y recuerdos en el Museo Edo-Tokio

Durante mi visita al Museo Edo-Tokio, tuve la oportunidad de explorar su tienda, que ofrece una gran variedad de recuerdos y artículos de regalo. La tienda tiene una gran variedad de recuerdos, desde artesanía tradicional hasta artículos más modernos inspirados en Tokio.

Hay para todos los gustos y presupuestos, lo que lo convierte en un lugar ideal para encontrar regalos únicos para amigos y familiares.

También me di cuenta de que el museo cuenta con una sección de comida, donde los visitantes pueden deleitarse con deliciosos platos al estilo Edo. Uno de los platos estrella eran los fideos udon, perfectamente cocinados y servidos en un delicioso caldo.

También tuve la oportunidad de probar algunas de las bento-cajas disponibles, que no sólo eran visualmente atractivas, sino también muy sabrosas. Estas comidas portátiles son ideales para turistas ocupados que quieren aprovechar al máximo su tiempo en el museo.

La calidad y la presentación de la comida me impresionaron, y los precios me parecieron bastante razonables.

Es evidente que el Museo Edo-Tokio se esfuerza por ofrecer una excelente experiencia gastronómica a sus visitantes, lo que contribuye al disfrute general de la experiencia museística. Además, el personal fue amable y atento, lo que hizo que me sintiera bienvenido y cómodo durante mi visita.

En conclusión, merece la pena explorar las opciones de comida y recuerdos del Museo Edo-Tokio. Desde la cuidada tienda de regalos hasta las deliciosas opciones gastronómicas, este aspecto del museo me pareció un añadido maravilloso a mi experiencia.

Conclusión

Visité el Museo Edo-Tokio en Tokio (Japón) y me pareció una experiencia que merecía la pena. El museo es un monumento impresionante y una popular atracción turística que muestra la historia y la cultura del periodo Edo hasta el Tokio actual.

El diseño y las exposiciones del museo eran atractivos y me proporcionaron una comprensión clara y accesible de la transformación de la ciudad a lo largo de los años. Los objetos expuestos, las maquetas y las exposiciones interactivas eran informativas y daban vida a las experiencias cotidianas de los habitantes de Edo-Tokio.

A medida que exploraba el museo, me di cuenta de que se trataba de una experiencia global que profundizaba en diversos aspectos de la historia de Tokio, como la política, la sociedad, la cultura y la economía. Este enfoque integral hizo que mi visita fuera a la vez educativa y agradable.

Desde el punto de vista práctico, el museo me pareció accesible, fácil de recorrer y a un precio razonable, lo que mejoró mi experiencia en general. Además, la disponibilidad de guías en inglés y folletos informativos garantizó que las exposiciones se adaptaran a un amplio abanico de visitantes.

Según mi experiencia, el Museo Edo-Tokio tiene un gran valor tanto para los turistas como para los lugareños. Ofrece una sólida introducción a la rica historia de Tokio y es un destino de visita obligada para cualquiera que desee conocer a fondo esta emblemática ciudad.

Museo Edo-Tokio: Preguntas frecuentes

¿En qué se diferencia el Museo Edo-Tokio del Museo Nacional de Tokio?

En mi opinión, ambos museos ofrecen experiencias únicas y responden a intereses diferentes. El Museo Edo-Tokio se centra principalmente en la historia y la cultura del periodo Edo (1603-1868) y el desarrollo de Tokio.

Por otro lado, el Museo Nacional de Tokio abarca un ámbito más amplio, mostrando arte, historia y arqueología japonesa y asiática. Si le interesa especialmente el periodo Edo, quizá le resulte más atractivo el Museo Edo-Tokio.

¿Qué puedo ver en el Museo Edo-Tokio?

En el Museo Edo-Tokio se pueden ver exposiciones que representan la vida, la cultura y la arquitectura de Edo-Tokio. Reconstrucciones a tamaño real de edificios, calles y tiendas ayudan a los visitantes a sumergirse en la atmósfera histórica. 

Además, hay exposiciones y maquetas interactivas que hacen que la experiencia sea atractiva e informativa. 

También encontrará exposiciones centradas en el Gran Terremoto de Kanto, la Segunda Guerra Mundial y la reconstrucción de Tokio en la posguerra.

¿Habrá exposiciones especiales en el Museo Edo-Tokio en 2023?

Sí, el Museo Edo-Tokio suele albergar varias exposiciones especiales a lo largo del año. Consulte su sitio web oficial para obtener la información más reciente sobre las exposiciones actuales y futuras en 2023 para planificar su visita en consecuencia.

¿Cuánto tiempo debo dedicar a visitar el Museo Edo-Tokio?

Le recomiendo que dedique al menos 2 ó 3 horas a visitar el Museo Edo-Tokio. De este modo, dispondrá de tiempo suficiente para explorar las exposiciones principales y, si es posible, alguna exposición especial. Si tiene previsto asistir a algún acto o taller, quizá le convenga dedicar más tiempo.

¿Es el Museo Edo-Tokio adecuado para niños y familias?

Sí, el Museo Edo-Tokio es adecuado para niños y familias. Las exposiciones interactivas y a tamaño real pueden resultar atractivas e informativas para visitantes de todas las edades. El museo también organiza ocasionalmente talleres y eventos diseñados específicamente para familias y niños.

¿Qué otros museos son muy recomendables en Tokio?

Tokio alberga numerosos museos de categoría mundial. Otros museos muy recomendables son el Museo Nacional de Tokio, el Museo de Arte Mori, el Museo Nacional de Arte Moderno, el Museo Nezu y el Museo Ghibli. 

La elección del museo depende de sus intereses, ya que cada museo se centra en aspectos diferentes del arte, la historia o la cultura.

¿Qué le parece?

¿merece la pena el tokyo sea life park?

¿Merece la pena el Tokyo Sea Life Park?

¿Merece la pena Warner Bros Studio Tour Tokyo?

¿Merece la pena el Warner Bros Studio Tour Tokyo? - La opinión de un experto